sábado, 13 de diciembre de 2008

Magia




En el mundo de los brujos, la magia es descrita como un método para conseguir lo que según las leyes de la naturaleza que rigen a todos los demás, son imposibles.
Hoy en día, la mayoría de las personas no creen en la magia, y no hay muchos de nosotros que crea en el concepto de la magia que en tiempos pasados fue muy común, según el cual el mundo era controlado por seres sobrenaturales, cuyos poderes pueden ser usados y aprovechados por los humanos para conseguir sus objetivos.

Sin embargo, durante gran parte de la historia de la humanidad, la gente ha creído en la magia. Hay quienes han intentado utilizarla para cumplir diferentes objetivos, obtener conocimientos, amor, riqueza, curar enfermedades, causar daño o engañar enemigos. Muchas técnicas mágicas consistían en conjuros, pociones, encantamientos, etc. así como en complejos rituales y ceremonias para invocar demonios o espíritus.


Orígenes de la magia

"Magia" proviene de la palabra "magi", que es el nombre que se les daba a los sumos sacerdotes del antiguo imperio Persa (actual Irak). Eran conocidos por sus grandes conocimientos y dones para las profecías e el siglo VI a.c. Interpretaban sueños, estudiaban astrología y aconsejaban a los gobernantes sobre asuntos de estado. Cuando los griegos y romanos conocieron a los magi, los consideraron figuras misteriosas, sabias y con poderes sobrenaturales. Durante mucho tiempo todo lo que se consideraba sobrenatural se atribuía a la intervención de los magi y por eso comenzó a decirse que era magia.

Pero, ningún individuo por sí solo, ni ninguna cultura en concreto invento la magia. Con el correr de los siglos se han ido desarrollando diversos métodos mágicos y practicas variadas en todo tipo de civilizaciones. La tradición mágica occidental como se la conoce hoy en día le debe mucho a la convergencia de idea entre miembros de culturas diferentes.

Con el tiempo la magia fue ganando reputación y se ha demostrado que era mas temida que admirada, puesto que se creían que la magia de otros podía influir y perjudicar la vida de los demás, sea con conjuros o maldiciones.


Magia y Religión

En todas las sociedades antiguas y primitivas la magia ha sido asociada con la religión. Cuando se creía en diversos dioses que controlaban ciertos aspectos de la vida, desde enfermedades y pestes hasta fenómenos naturales; la magia se usaba para invocar dichos espíritus o dioses. Se creía que los magos tenían una importante conexión con ellos, que incluso podían pedirles y hasta exigirles determinados favores. Desde alejar enfermedad y traer prosperidad, hasta destruir enemigos o asegurarse una victoria política.
Muchos documentos de la antigüedad confirman que estas prácticas se realizaban en Grecia y en Roma con frecuencia, aunque a menudo era una actividad sumamente frustrante. Se creía que para invocar dioses se día conocer los nombres secretos de las deidades, aquellos que solo los estudiosos de la magia conocían, podría decirse que así se constituyeran las primeras palabras mágicas. Los egipcios usualmente ponían a sus deidades nombres largos, difíciles y hasta impronunciables para que los legos no pudieran recordarlos fácilmente.

Conforme las antiguas civilizaciones entraban en contacto unas con otras, los magos de una "probaban" los nombres de los dioses de otro país. Existen antiguos pergaminos con información sobre practicas mágicas y contienen largas listas de nombres de dioses de diversas civilizaciones que se utilizaron incluso para grabar sobre amuletos y talismanes o se incorporaban a conjuros y encantamientos.


Categorías

Se conocen dos categorías de la magia: la magia suprema y la magia inferior. Ambas se distinguen una de la otra por los objetivos que buscan quienes las practican.
La magia suprema surge del deseo de obtener sabiduría, aquella que no podía lograrse siquiera con la experiencia. Esta categoría se asocia también a la religión. Se dice que muchos de los grandes sabios de la historia han recurrido a practicas mágicas e invocaciones de este tipo para obtener conocimientos, visiones proféticas, adquirir nuevas percepciones, incluso se creía que el mago podía convertirse él mismo en un ser divino.

Se decía incluso que los magos podían generar cambios reales en el mundo con solo concentrar sus sentimientos, voluntad y deseos. Sin embargo, obtener los poderes supremos era una labor que tomaba una vida entera.
Por otro lado, se conoce como magia inferior a aquella cuyos objetivos eran más simples y mundanos, tales como atraer la buena suerte, evitar enfermedades, asegurar una victoria política o deportiva, dañar enemigos, atraer el amor, etc. Dentro de esta categoría es donde encontramos los amuletos, pociones, lanzar conjuros, encantamientos, etc.
Con el correr del tiempo muchos hombres y mujeres se han especializado en la magia y han ofrecido servicios mágicos a cambio de dinero, aunque la mayoría no era más que un mero fraude, pero lo cierto es que mucha gente de cualquier clase social ha requerido sus servicios, al descubierto o en secreto.


Magia natural

Considerada una ciencia en su momento, la magia natural se basaba en la creencia de que todo lo existente en la naturaleza reboza de fuerzas poderosas y ocultas, denominadas "virtudes ocultas". Se decía que las piedras preciosas curaban enfermedades, influyan en el humor y daban buena suerte. Las hierbas servían para facilitar la curación, a veces bastaba solo con colgarla al cuello del paciente. Hasta los colores y los números poseían poderes ocultos.
Los llamados magos naturales, se especializaban en buscar y aprovechar los poderes y fuerzas de la naturaleza y usarlos en su beneficio.



- Se decía que las plantas que se parecen a determinados animales compartían cualidades similares -
Para el dominio de la magia natural se necesitaba un gran conocimiento sobre astrología, dado que se creía que muchas de las relaciones y propiedades ocultas en la naturaleza emanaban directamente de los planetas y estrellas. Por ejemplo, el cobre, la esmeralda y el color verde compartían una serie de cualidades derivadas del planeta Venus. Conociendo esto el mago natural puede usar dichos elementos en combinación, cuando buscaba afectar las áreas de la vida dominadas por Venus, como el amor, la belleza y la salud.

Los conocimientos en herbología y anatomía eran importantes también, puesto que una de las mas importantes objetivos de la magia natural era la de curar enfermedades, y una dolencia causada por la influencia de un planeta podía curarse con una hierba que estuviera regia por ese mismo planeta, o en muchos casos, por su contrario. El mago natural era un brujo del mundo de la naturaleza y un maestro de las combinaciones, mezclas, emparejamientos y explotaba las propiedades ocultas de la naturaleza para lograr resultados beneficiosos y hasta milagrosos.

Magia ritual

La posibilidad de invocar demonios o espíritus nunca se olvido por completo. En el siglo XVI en toda Europa, circulaban libros llamados "grimorios" (o libros Negros) publicados en diversos idiomas y que se comercializaban en secreto, puesto que la tenencia y uso de estos libros era considerado un grave crimen. La mayoría eran anónimos y se los atribuía a fuentes antiquísimas, como Moises, Aristoteles, el rey Salomon, etc.


En estos libros se enseñaban procedimientos que servían para conjurar demonios y espíritus de épocas remotas. Con los grimorios podían alcanzarse objetivos de toda clase: amor, belleza, riqueza, salud, fama, felicidad; derrotar, maldecir, matar enemigos; liberar guerras, curar enfermos, enfermar al sano, encontrar tesoros, volverse invisible, volar, etc. Con tales posibilidades los grimorios no tardaron volverse sumamente populares, en todas las clases sociales.

Dado a los complejos procedimientos, ceremonias y rituales que describían los grimorios, este tipo de magia paso a ser conocida como magia ritual o magia ceremonial. Muchos de los rituales requerían tiempo y conocimiento, muchos requerían días y hasta meses de preparación antes de ser ejecutados. En cada ceremonia, los accesorios y elementos necesarios para el mismo (velas, perfumes, incienso, espada y varita mágica) debían ser totalmente nuevos en cada ocasión, no se permitía usar los mismos en rituales distintos. Además cada elemento debía ser obtenido de una manera en partículas, no bastaba solo con comprarlo, por ejemplo, las velas debían ser moldeadas por el mismo mago, usando cera de abejas que nunca antes hubiera fabricado cera.


Pero nada de lo especificado en los grimorios garantizaba el éxito de la ceremonia. Las instrucciones eran tan especificas, extrañas y complicadas que en muchas ocasiones era imposible realizarlas tal y como las describía el libro. Por eso, no era de extrañar que los espíritus no se manifestasen, excepto por la imaginación del practicante o del escritos del grimorio. De todas formas siempre había una explicación para los fallos, entre tantos detalles y especificaciones, siempre había alguno que se pasaba por alto.

La magia hoy

La creencia en la magia empezó a decaer en el siglo XVII, cando los avances tecnológicos y medicinales comenzaron a dar a la gente soluciones mas eficaces y cenicillas. La herbologia, astrología y magia natural comenzaron a perder credibilidad y seriedad. Junto con el surgimiento del pensamiento científico, las idea sobre como funcionaba el mundo fueron sometidas a experimentación y el poder de conjuros, talismanes, amuletos y la magia, fueron cuestionándose cada ves mas.

Hoy, la idea de obtener grandes poderes recurriendo a espíritus y rituales, ha desaparecido en gran parte del mundo. Pero lo cierto es que el mundo actual es mas "mágico" que nunca. Cosas que antes se creían imposibles, tales como volar y la posibilidad de hablar con otra persona en la otra punta del mundo, son ahora cosas habituales y cotidianas. La ciencia moderna ha logrado los objetivos de la magia natural: descubrir y usar los poderes de la naturaleza. Y si bien los principios astrológicos han sido rebatidos, resulta que irónicamente todas las virtudes ocultas de la naturaleza si proceden de las estrellas, ya que ahora sabemos que todos los elementos del mundo natural, incluidos los humanos, tienen su origen en los materiales liberados por la explosión de soles (big-bang). Así, igual que para los antiguos, el universo sigue siendo para nosotros un lugar asombroso, lleno de maravillas, posibilidades imposibles y magia.

No hay comentarios: